¿La mejor sanidad del mundo?

17-10-2017 - Salud

Se trata de una apreciación que oímos a menudo dentro de España y contrasta con el complejo de inferioridad de muchos conciudadanos en cuanto a las virtudes en general de nuestro país. Cuando se opina sobre la marca España es curioso el contraste de pareceres, que normalmente va ligado a posiciones ideológicas del opinante. En encuestas internacionales es habitual que los extranjeros nos sitúen en una posición más positiva que nuestros propios conciudadanos. Y lo hacen no solo con sus palabras sino con los hechos. Ochenta millones de personas nos visitan este año y no parece que lo hagan porque nos malquieran, sino porque merece la pena vacacionar en un país del que les gustan muchas cosas.

Merece la pena revisar algunos recientes estudios publicados sobre este tema para poder contar con datos más objetivos que puras opiniones.

Social Progress Imperative (SPI) en su 1916 edición sitúa a España en la posición 17 de 133 países, pero en los apartados salud y bienestar, donde se tiene en cuenta, entre otros, la esperanza de vida, la calidad de vida, muertes prematuras por enfermedades no comunicables y la salud mental, medida por la tasa de suicidios, estamos en el grupo de los cinco primeros.

España ocupa una tercera posición dentro de un grupo de 55 países estudiados en el Bloomberg Health Care Efficiency Index 2016, solo superada por Hong Kong y Singapur, estando todas las naciones desarrolladas importantes detrás. Aquí solo se tienen en cuenta tres parámetros, la esperanza de vida, el gasto en salud per cápita y el peso relativo del gasto sanitario sobre el PIB. Como se trata de eficiencia en el cuidado de la salud, se miden los resultados en salud con el coste al que se consigue. En este índice se identifica salud con gasto sanitario, cuando sabemos que, si bien este es un factor importantísimo para la salud, no se pueden dejar a un lado otros factores genéticos, ambientales, climatológicos, alimenticios, de hábitos sanos de vida, culturales, niveles sociales y económicos etc., que son determinantes.

Precisamente el Informe Anual de Carga Global de Enfermedades, publicado recientemente en The Lancet ha hecho descender a España en hábitos saludables del puesto 7 al 23 del ranking, debido fundamentalmente a los malos datos recientes en obesidad infantil, uso de tabaco y alcohol.

Patrocinado por la Fundación Bill y Melinda Gates se ha publicado también recientemente en The Lancet un informe en el que se han evaluado las tasas de mortalidad en 32 enfermedades que pueden combatirse con adecuada atención médica. Solo tres países, entre los 33 evaluados, obtienen una puntuación superior a la de España, que se encuentra en la cuarta posición ex equo con otros cuatro occidentales.

No tan positivo es el resultado del estudio Eurohealth Consumer Index 2015, en el que España ocupa el puesto 18 de un conjunto de 28 países europeos. Entre los puntos más débiles señalados a España están las listas de espera. Reconoce la existencia de niveles de excelencia en muchos aspectos, pero que dependen en parte de la accesibilidad de los pacientes a la medicina privada.

Por último, no hace mucho hacíamos referencia al Índice Global Age Watch 2015, en el que aparecíamos en la no muy brillante posición 26 entre 95 países, pero en el apartado “Estado de salud de las personas mayores” ascendíamos a la tercera posición.

No parece que existan razones objetivas para las numerosas campañas que se realizan sobre los malos resultados de salud, cuando se nos aprecia fuera, si no como la mejor sanidad del mundo, que siempre nos ha parecido una exageración, como una de las que están a la cabeza de todos los países. Y, por supuesto, cuando se habla de la sanidad, siempre se considera la sanidad conjunta, pública y privada.

 

Eduardo Rodríguez Rovira

Presidente de Fundación Edad&Vida

Comentarios:

  1. Joaquim Borras dice:

    Gracias Presidente. Nos das orgullo de pertenecer a este país, lo cual hace falta en estos momentos. A veces no sabemos valorar suficientemente bien lo que tenemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *